Vótanos

En Cantabria, el año 2016 se triplicaron las personas acogidas a la Ley de Segunda Oportunidad respecto el año anterior.

La Ley de Segunda Oportunidad es una ley de obligado cumplimiento que se aplica en España desde el año 2015. Su objetivo principal es posibilitar a las personas físicas endeudadas que no llegan a fin de mes para que renegocien sus deudas, llegando incluso a la exoneración de éstas.

Esta ley pretende, básicamente, que las personas físicas endeudadas “en primer lugar vivan, y luego paguen sus deudas”. Crea un mecanismo para negociar con los bancos según los ingresos que los deudores tengan para que, en un plazo máximo de 5 años, paguen las cantidades que puedan. Al finalizar dicho plazo, el resto de las deudas quedan extinguidas.

Estadísticas de la Ley de Segunda Oportunidad en Cantabria

En Cantabria, el año 2015 sólo se acogieron 5 personas. Esto se debe principalmente a que fue el primer año en vigor de la Ley de Segunda Oportunidad y su desconocimiento estaba generalizado. Además, los medios de comunicación apenas habían incidido en la importancia y alcance de ésta.

En 2016, las personas acogidas en Cantabria aumentaron a 17. Esto supone un crecimiento del 340% respecto el año anterior.

Además, en 2015 estos 5 casos sólo suponían el 0,7% de los casos en toda España. En cambio, en 2016 significaron el 1,9%. Esto significa que el ritmo de crecimiento de las personas que acuden a la Ley de Segunda Oportunidad es superior en Cantabria que en el resto de España.

Conclusiones

A pesar de que la ley sigue siendo desconocida para la gran mayoría de la población, mucha gente está acogiéndose a ella porque los resultados son exitosos. Las personas están logrando renegociar sus deudas con las entidades bancarias, e incluso extinguiéndolas.

En Cantabria estos progresos son aún más destacados, si cabe. El crecimiento de personas acogidas a la Ley de Segunda Oportunidad es del 340% respecto a 2015. No sólo con eso, estos cambios se están produciendo a un ritmo más elevado que en el resto de España, ya que ha pasado del 0,7% al 1,9% de los casos en todo el Estado.